Raúl Chico es senador, sin embargo, perdió categóricamente en el casco céntrico de la ciudad de Santa María. Gracias a los votos de las localidades de Loro Huasi y Fuerte Quemado, y del distrito San José, pudo revertir la abultada diferencia en contra que le impuso la ciudadanía en las escuelas Nº 448 y Nº 705, para ganar la senaduría del departamento ajustadamente.

Cuando las estimaciones indicaban un holgado triunfo de Chico en todo el departamento, teniendo en cuenta el resultado de las PASOS, los ciudadanos del centro de la ciudad de Santa María, mutaron el voto positivo otorgado al Peronismo, en agosto, a un voto castigo en contra de Raúl Chico el pasado 22 de octubre. En el casco céntrico del distrito San José ocurrió similar situación, aún para mayor sorpresa, ya que Chico había arrasado en las PASOS en esa ciudad, por lo que el voto castigo también se trasladó a ese distrito en el que el Ministro de Producción era dueño y señor.

El poder en sus manos; para beneficio propio.

El santamariano de mayor confianza de la gobernadora Lucia Corpacci es Raúl Chico. Ella misma lo describió, en el acto del día lealtad del 17 de octubre en Santa María, como “un integrante de la primera hora” de su círculo más cercano. Por lo tanto, con ese rotulo y sumando el enorme poder económico y político desplegado por Raúl Chico en todo el departamento, a partir desde que asumió el rol de precandidato a senador, los santamarianos pudieron advertir el verdadero poder que Chico ostenta en la capital provincial y que utilizó en Santa María únicamente para competir en una elección a cargos públicos para beneficio propio, en busca de acrecentar su posición política, y no en beneficio de todos los santamarianos como podría haberlo hecho en los más de 10 años que lleva al frente de cargos públicos en Catamarca. Primero como Diputado Provincial y luego como súper Ministro de Producción, Raúl Chico no pudo solucionar, siquiera esbozar un principio de solución, los padecimientos de la sociedad de Santa María, por ejemplo en el ámbito de la SALUD y CLOACAS; mucho menos gestionó ante sus pares respuestas concretas a las demandas sociales de los santamarianos.

Los ciudadanos, atentos a la obscena demostración de poder político y económico que hizo Raúl Chico en la última campaña, pudieron tomar dimensión del real posicionamiento que tiene en el seno del gobierno provincial y que nunca utilizó en favor de los santamarianos. El Ministro de Salud de la Provincia visitó la ciudad de Santa María, no más de tres veces, y una de ellas, fue exclusivamente para el lanzar y consagrar a Chico en la precandidatura a  senador provincial, cuando el Hospital local se encontraba en crisis administrativa y de atención al público – aun hoy continua tambaleante.

Dadivas. Denuncias. Evidencias. Malestar generalizado.

Luego del triunfo en las PASOS, sobrevino una escalada de denuncias de dadivas y corrupción por parte de la población y de políticos de la oposición que pusieron en el centro de la escena el costado más oscuro del ahora senador por Santa María, Raúl Chico.

Escraches con pruebas fotográficas referidas a dadivas, denuncias de corrupción por el “Plan Tomate”, interpelación en la Cámara de Diputados a la que no asistió, entre otras tantas irregularidades políticas y de la gestión en el Ministerio de Producción, pusieron en alerta a la población y dispararon el rechazo a la figura Raúl Chico.

El 22 de octubre, los ciudadanos del centro de Santa María acudieron a votar habiendo develado quién es Raúl Chico políticamente y lo que representa en el gobierno provincial, asimismo, también, relacionándolo como responsable directo por la falta de soluciones a problemáticas de larga data en la ciudad y que son competencia de la provincia, como el agua, el hospital, las cloacas y trabajo.

Como Diputado provincial, Ministro de Producción, y ahora, nuevamente accede a la legislatura como Senador, para intentar resolver lo que no gestionó en años, máxime ubicado en el centro del poder, pretendiendo en solo un mes transmitir la ilusión de un ministerio presente y un pueblo en actividad productiva al 100%, por ello y mucho más, Raúl Chico recibió el voto castigo de los vecinos del centro de Santa María y de algunas localidades. De esta manera la ciudad envía desde las urnas un mensaje, en clave “voto castigo”, a la provincia por SALUD, AGUA, CLOACAS Y TRABAJO.