Por Irene Araya para el antigal.com

Si había un presagio, que fuera el más divulgado de entre los tantos que surgen alrededor del mundo Yokavil desde que se conoció la cartelera de la 40° edición de la mayor Fiesta Nacional del norte argentino, era el que decía que la noche del sábado sería la más espectacular e impresionante de la edición 2018. Y, realmente, así fue.

abel pintos en el yokavil 2018
abel pintos en el yokavil 2018

La noche perfecta del Yokavil 2018 empezó a gestarse desde la confección de la cartelera, que gracias al arduo trabajo de la comisión organizadora, confirmó la presencia estelar de Abel Pintos, Sergio Galleguillo y Los Amigos, Los Fronterizos, Guitarreros y Saul y Los Palmareños. Una grilla para todos los gustos y generaciones.

El pronóstico del clima indicaba nubosidad variables, probabilidades de chaparrones y temperatura agradable para el sábado 3 de febrero. A nadie le importaba el clima ni el riesgo de lluvia. A la mañana Santa Maria estaba repleta de gente, en todos lados se podía ver familias, grupos de amigos, clubes de fans de artistas y del festival, circular por la ciudad. A la siesta, la costanera desbordaba de visitantes, y el calor de la tarde se trasladó al Anfiteatro Municipal Margarita Palacios. En tan solo un par horas, la instalaciones estaban colmadas de publico.

Los Fronterizos inauguraron la tanda de artistas nacionales y deleitaron con los clasicos del folclore nacional. El templo del Yokavil empezaba a reavivar la magia y la mística que la noche anterior danzaron con el publico. Los Fronterizos hicieron viajar en el tiempo a todos los presentes y el escenario mayor transmitía la energía y los colores musicales de Margarita Palacios y los hermanos Acosta Villafañe.

No cabía un alma más en el Anfiteatro. El maximo show musical del país se estaba instalando en el escenario mayor. Abel Pintos hizo el ingreso y explotó Santa Maria con la ovación para el artista más convocante del momento. “40 años Yokavil!!! Todos estamos cumpliendo 40 años, gracias por el festival, gracias a toda la gente, y por recibir todos los generos!!!” exclamó exultante un Abel Pintos totalmente conmovido por el marco de público, y mimetizado e identificado con el espíritu Yokavil.

El espectáculo musical de Abel fue impecable, y en todo momento se lo notó emocionado y en constante simbiosis con el publico. El anfiteatro completo coreó acapella “Tu Voz” y Abel Pintos agradeció diciendo: “Desde aquí se siente bellisimo, por favor de nuevo”, y el público quedó estupefacto. El show musical se convirtió en un verdadero concierto que duró más de dos horas de melodías con la cautivante voz de Abel. “Un rayo de luz” hizo temblar el anfiteatro, para consolidar una relación especial entre Abel Pintos y el Yokavil, en una histórica noche del 3 de febrero de 2018.

anfiteatro colmado . yokavil 2018
anfiteatro colmado . yokavil 2018

La noche perfecta tenia mas energia y alegria, todavia. Nadie abandonó las instalaciones del anfiteatro, al contrario, seguía ingresando mas gente. Era el momento del carnaval y la chaya con la actuación de Sergio Galleguillo y los Amigos.

Apenas puso un pie en el escenario, Galleguillo generó un aluvión de nieve y harina en el anfiteatro, y el publico se entrego al encanto del duende del carnaval. Una noche de ensueño y algarabía total se desarrollaba en la madrugada del domingo. Exito tras exito, los amigos, no dejaron descansar al público hasta hacerlo quedar exhausto con carnavalitos y sayas.

En un momento del show, el cielo, mágicamente, comenzó a arrojar gotas de agua, como queriendo participar de una verdadera fiesta de carnaval. Fue una situación realmente increible y magica. Una bendición de la pachamama para todos los presentes que estaban invadidos de alegria y emocion.

Los primero destellos de luz y rayos de sol encontraron la fiesta litoraleña al ritmo del chamamé con Saul y Los Palmareños.

Una noche perfecta, como hace muchos años no ocurría, se vivió en el segundo dia de la edición 2018 de la Fiesta Nacional Santa Maria la Reina del Yokavil. Una noche perfecta para la historia. Todos los presentes la tendrán grabada en sus corazones, como esta cronista que quedó admirada de tan impresionante festival.

* Irene es corresponsal de www.noticiasdecatamarca.com.ar para el Yokavil 2018.