En la localidad del Puesto, un pintoresco pueblo ubicado a 5km del centro de Santa María, la Escuela Nº 363 organiza cada año el “Festival educativo, cultural y folclórico de la algarroba y el chulingo”. En el mes de abril durante tres jornadas se puede vivenciar el rescate y revalorización de costumbres originarias relacionadas al Algarrobo y su fruto: la Algarroba. La edición 2017 se desarrolló los dias 7,8 y 9 de corriente.

festival educativo, cultural y folclórico de la algarroba y el chulingo, santa maria, el antigal
festival educativo, cultural y folclórico de la algarroba y el chulingo, santa maria, el antigal

El chulingo, una golosina realizada con maíz capia tostado y harina de algarroba en forma de bolita, se abre camino entre los pobladores y visitantes del puesto en vísperas del festival gracias a la producción en gran cantidad y la difusión del proceso de elaboración, por parte de la escuela en conjunto con los conocedores de la receta de el Puesto.

El festival folclórico es el medio a través del cual se difunden las bondades del fruto del algarrobo y la necesidad preservar la flora autóctona.

Con actividades que van desde charlas informativas, talleres de elaboración y la actuación de grupos folclóricos, los visitantes transitan la experiencia de relacionarse con el fruto autóctono del lugar y alimento primario de los pueblos originarios.

Ancestralmente, los pobladores rurales juntaban  la vaina de la algarroba, la cual empleaban como forraje para el ganado y también para consumo humano. De hecho, esta leguminosa del árbol tradicional del Norte del país se destaca por su alto contenido en hidratos de carbono y proteínas, y porque es muy baja en grasas.

A partir del “Festival educativo, cultural y folclórico de la algarroba y el chulingo” se promueve  recuperar el empleo e introducir un proceso de agregado de valor a la vaina de la algarroba. En ese sentido su industrialización podría constituirse como una herramienta para impulsar el desarrollo socio-económico de la región, propiciando a su vez la conservación de los bosques nativos, ya que el impulso a la actividad contempla también la elaboración de plantines, fundamentalmente en ámbitos escolares, para la reforestación.

El aprovechamiento de las vainas es del cien por ciento ya que no genera residuos, se utilizan todos sus derivados. Tras su recolección del suelo, ésta pasa por los procesos de lavado, secado, molienda, de donde se obtienen semillas, harina refinada y resto de la cáscara. Finalmente, con los dos últimos elementos se realiza la elaboración de diversos productos naturales y saludables para la alimentación humana.
Al respecto, la harina de algarroba que se obtiene se emplea para panificaciones dulces y saladas, como por ejemplo galletas, panes, tortas, scones, medialunas, prepizzas, alfajores, etc., incorporándola en una proporción aproximada de cinco a uno con las harinas comunes. Es interesante también observar la evolución de una simple galleta con harina, a la incorporación ahora de nueces y cremas, pensando en lo que buscan los clientes.

Además, la cáscara que queda tras la molienda se tuesta en recipientes de metal logrando un producto muy parecido al café, lo que llevó a que mal se lo llame café de algarroba, cuando en realidad se trata de tostada de algarroba, producto que se puede envasar en saquitos de tela fieltro para preparar una infusión.
Los usos de la algarroba son múltiples: el patay, licores, arrope, que se usa como expectorante para el sistema respiratorio e inclusive como aderezo para carne. En Amaicha del Valle (Tucumán) existe un emprendimiento que elabora cerveza de algarroba, toda una innovación y adaptación a los tiempos actuales de un fruto con muchas aplicaciones.

golosina chulingo, santa maria, el antigal
golosina chulingo, santa maria, el antigal