El director del Área Programática Nº 12, Dr. Bustamante, hizo un llamado urgente en los medios de comunicación, a los representantes legislativos – senador y diputados – del departamento, para que intercedan ante el Ministerio de Salud Provincial por la difícil situación económica que atraviesa el hospital; y pongan sobre la mesa del Ministro Dr. Figueroa Castellanos todas la falencias estructurales que tiene, hoy en día, el sistema de salud provincial en cuanto lo presupuestario, para evitar un futuro colapso y recorte de los servicios en Santa María. En el mismo sentido, la sociedad santamariana, sigue clamando por la normalización y ampliación de las prestaciones médicas y recursos humanos para la institución.

Cada mes y cada día que pasa, la crisis financiera, que ahoga al Hospital Luis Alberto Vargas de Santa María, se torna más severa. “Esto es grave, es crítico, y yo creo que va a ser aún más crítico dentro de unos meses, ya prácticamente el presupuesto quedó obsoleto”, dijo Bustamante a Canal 3 “Las Lomitas”. La crisis económica que afecta a las prestaciones médicas por falta de profesionales, ahora, se traslada a todos los otros servicios operativos que brinda el hospital: medicamentos, insumos médicos, combustible para traslados, viáticos, el servicio de comida para los pacientes, entre otros.

Si bien, el Dr. Bustamante destacó que el Ministerio de Salud está al tanto de la situación, informó que una de las medidas adoptadas para hacer frente a la crisis es “pedir ayuda (económica) a otras Áreas Programáticas, por ejemplo para el item combustible, para que se nos hagan los aportes que sea necesarios. Este es un tema que ya se habló en el Ministerio con muy buena aceptación, con muy buen consenso, con muy buena predisposición de trabajar en equipo para que podamos solucionar entre todas las áreas”, dijo.

Sin embargo, detrás de la solidaridad de las otras Áreas Programáticas, de las que depende el Hospital de Santa María, se oculta el problema de fondo del sistema presupuestario de salud de la provincia: la desigual distribución de los recursos económicos que realiza el Ministerio de Salud de la Provincia de Catamarca.

El Dr. Bustamante instó a los representantes legislativos del departamento a que “deben empezar a plantear que el presupuesto del Área Programática Nº12 es uno de los presupuestos más bajos que tenemos (en la provincia)” y describió detalladamente el origen de la crisis económica de la institución “ya que a veces (el presupuesto del Área Programática Nº12) no se condice con el de otras áreas (programáticas de la provincia) las cuales tienen menor densidad poblacional y están muy cerquita de la capital, por ejemplo, Chumbicha que tiene un presupuesto de 5 millones de pesos, el doble que el nuestro, y la densidad poblacional es menor a la nuestra”, lo que evidencia la desigual distribución de los recursos económicos provinciales destinados a salud sin evaluar los factores antes mencionados, entre otros; “y además estamos a casi 400 kilómetros de distancia de la capital, el viático que tienen ellos (continúa con el ejemplo de Chumbicha) es el mismo que tiene Santa María (por cuestiones de traslados hacia la capital). Hay cosas que se tienen que ver seriamente, no solamente sentarse y aprobar un presupuesto, sin antes analizarlo; yo creo que en esto van a tener mucho que ver, muchísimo, nuestros representantes, en el tratamiento del nuevo presupuesto que tiene que tener Santa María”, precisó.

El Área Programática Nº12 tiene a su cargo el Hospital de Santa María y el Mini Hospital de Santa José. Los aportes económicos que hacen las intendencias de cada municipio para: guardias, insumos, entre otras necesidades, no alcanzan para normalizar el funcionamiento de las instituciones sanitarias. “Es invaluable el apoyo de los gobiernos municipales”, concluyó Bustamante.

La Salud en el Departamento de Santa María sigue con contratiempos y, cada dia, continúan apareciendo problemas que agravan la situación. Lejos de recibir un tratamiento medico, de fondo y certero, para atacar el núcleo de la enfermedad, el Hospital “Luis Alberto Vargas” continúa agonizando en terapia intensiva.