La semana pasada desembarcó, en Santa María, un operativo del Instituto Provincial de la Vivienda (I.P.V.) para actualizar datos de expedientes y realizar visitas domiciliarias a las familias santamarianas inscriptas en la institución, potenciales adjudicatarias del conglomerado de 30 viviendas detrás del barrio 4 de enero, próximas a entregar.  

Desde el IPV aclararon que se realizará una evaluación integral de un conjunto de parámetros al momento de seleccionar una familia como beneficiaria. “Fundamentalmente apuntamos a la antigüedad, al grupo familiar numeroso, a las familias que viven en condiciones precarias y/o hacinamiento; también contemplamos  la condición de discapacidad de algún miembro del grupo, también respondemos a un pedido específico de la justicia, que son casos excepcionales pero existen. El criterio de selección también es complementado por los resultados de la visita social que hacen las trabajadoras sociales para constatar la situación real de las familias”, precisaron.

Con respecto al aspecto económico, “el IPV siempre tiene en cuenta que las personas tengan un ingreso mínimo, apuntamos a un trabajador común de clase media o media-baja, que haya solicitado el beneficio, por supuesto, porque se tiene que recuperar la inversión que hizo el estado en la vivienda. Las disposiciones, en la actualidad, indican como ingreso familiar 2 salarios mínimos vitales y móviles que deberían acreditar, sin embargo, no es una condición esencial pero tiene que tiene que tener un ingreso”.

“Actualmente la cuota mensual a abonar por una vivienda, teniendo en cuenta las últimas entregadas en otros departamentos, ronda entre 2.000 y 2.500 pesos. La política de nuestra gobernadora es mantener una cuota accesible para que la gente la pueda pagar” puntualizaron.

La pronta finalización de obra y entrega de las viviendas, situadas en el sector este de la ciudad, será un acontecimiento que hace más de 3 años no se repite en Santa María, por la cantidad de casas construidas y familias beneficiadas. Teniendo en cuenta la situación económica nacional, y el plan de ajuste y endeudamiento externo del gobierno de Mauricio Macri, se prevé que no haya nuevos emprendimientos habitacionales en el corto plazo.